Quienes somos

La inteligencia emocional, las emociones son el motor de la vida que mueve hacia la felicidad, y por ello influyen directamente en las decisiones de la existencia. La capacidad de unificar razón y emoción, cabeza y corazón, en ello consiste el reto de la Inteligencia Emocional, el fin consiste en conseguir viajar hacia el camino del bienestar personal, el ajuste emocional, el éxito en la vida y juega un papel importante en el establecimiento, mantenimiento y la calidad de las relaciones interpersonales.

Por todo lo dicho hasta ahora, se puede empezar a concretar que la felicidad no existe, se percibe. En la práctica, la Inteligencia Emocional se destaca especialmente por las habilidades sociales referidas al manejo de las emociones en las relaciones, la interpretación de las situaciones y redes sociales, la interacción fluida, la persuasión, negociación y resolución de conflictos, la cooperación y el trabajo en equipo.

Ahora bien, uno de los objetivos más importantes de la persona es mantener las mejores relaciones sociales posibles con las personas que le rodean, la Inteligencia Emocional ayuda a ser capaces de ofrecer a los más cercanos una información adecuada acerca del estado psicológico, pero para manejar los estados emocionales de los demás hay que ser capaz, previamente, de manejar bien los propios estados emocionales. Por ejemplo si una persona cree que los demás deben respetarle, jamás ofenderle, enojarle o etiquetarle, vive expuesto a que le hagan sentir mal. Cuando uno se convence de que la gente puede decir lo que desee, enojarse, opinar y etiquetar lo que quiera, entonces uno puede ser capaz de soslayar estos comentarios. La propia persona es quien se compromete a mantener un poder personal porque a nadie se le debe dar prioridad en su opinión ajena sobre la de uno mismo, porque nadie puede herirle sin su consentimiento.

La Inteligencia Emocional incluye cuatro grupos de habilidades, excluyendo las habilidades sociales son: la conciencia de sí mismo, la autorregulación, la motivación y la empatía. En momentos de crisis o conflicto se pone de manifiesto ese poder que no es más que una verdadera fortaleza interna que lleva a la persona a sobrevivir y a sacar el mejor partido de una situación. Por tanto, tener la suficiente Inteligencia Emocional implica saber qué hacer en momentos de crisis o conflicto, en donde forzosamente se presentan estados emocionales intensos e incontrolables. Este desarrollo se consigue lentamente a través de la madurez, y más rápidamente por medio de ejercicios prácticos en la consulta psicológica, en los que las personas aprenden a saber que hacer, como actuar y que decir ante situaciones que se le presentan en su vida diaria.

La Inteligencia Emocional incluye cuatro grupos de habilidades, excluyendo las habilidades sociales son: la conciencia de sí mismo, la autorregulación, la motivación y la empatía. En momentos de crisis o conflicto se pone de manifiesto ese poder que no es más que una verdadera fortaleza interna que lleva a la persona a sobrevivir y a sacar el mejor partido de una situación. Por tanto, tener la suficiente Inteligencia Emocional implica saber qué hacer en momentos de crisis o conflicto, en donde forzosamente se presentan estados emocionales intensos e incontrolables. Este desarrollo se consigue lentamente a través de la madurez, y más rápidamente por medio de ejercicios prácticos en la consulta psicológica, en los que las personas aprenden a saber que hacer, como actuar y que decir ante situaciones que se le presentan en su vida diaria.